****
Usted está en:
Portada Entrevista Tour de L´Avenir 2010 Catapulta de Ilusiones

       Recomendar a

Tour de L´Avenir 2010 Catapulta de Ilusiones PDF Imprimir E-mail
Escrito por Hernán Payome Villoria   


Foto: Cortesía Liliana Echeverry


Ganó la que había que ganar. También la ganaron Greg Lemond, Miguel Induráin, Pascal Simón, Felice Gimondi, Charlie Mottet y Laurent Fignon.  A su edad y en su categoría es lo más importante que hay en el mundo: El Tour de L´Avenir. Pero no es algo nuevo para Colombia. Fue justamente esta carrera la que abrió las puertas de manera definitiva hacia el viejo continente por allá en 1980, con  el recordado triunfo de Alfonso Flórez Ortiz (q.e.p.d.). Cinco años después sería Martín Ramírez corriendo por Café de Colombia-Pilas Varta quien refrendaría lo conquistado, ante equipos profesionales  y aficionados de Europa. Tuvieron que pasar veinticinco años para que Colombia reeditara aquello que enloqueció a nuestro país en los ochentas.

El año pasado lo había intentado el equipo conformado por Sergio Luis Henao, Darwin Atapuma, Jarlinson Pantano y Camilo Suárez, pero no tuvieron suerte: el primer día de competencia, Henao, máximo candidato de los nuestros, sufrió un percance que echó por tierra sus ilusiones.

Este año, con nuevas energías y nuevos planteamientos sólo  el infortunio hubiese podido arrebatar el triunfo al equipo criollo pero, sobra decirlo, la suerte esta vez estuvo de su parte.


Nairo Quintana entregó a Colombia el tercer título del Tour de L´Avenir, una carrera en la que superó al norteamericano  Andrew Talansky  por cuarenta y siete segundos y a su compañero de equipo, Jarlinson Pantano, por 1´47”.


El equipo colombiano estuvo integrado por:

Nairo Quintana (Cómbita-Boyacá)
Jarlinson Pantano (Cali-Valle del Cauca)
 Darwin Atapuma (Túquerres- Nariño),
Camilo Suárez (Bogotá-Cundinamarca)
Esteban Chaves (Bogotá-Cundinamarca)
Sebastián Salazar (San Rafael-Antioquia)
La dirección técnica corrió a cargo de Luis Fernando Saldarriaga.



Éstas fueron las etapas:


Domingo 5 de septiembre
Prólogo: Vierzon – Vierzon 7,8 km

Lunes 6 de septiembre
Vierzon - Saint-Amand-Montrond 144,5 km

Martes 7 de septiembre
Cusset Saint-Amand-Montrond 148,5 km

Miércoles 8 de septiembre
Béal Col San Pourçain-on-Sioule – du 157 km

Jueves 9 de septiembre
Ambert - Vals-les-Bains. 183 km

Viernes 10 de septiembre
Vals-les-Bains - Loriol-sur-Drome 153 km

Sábado 11 de septiembre
Saillans - Risoul 204 km

Domingo 12 de septiembre
Guillestre - Risoul. Cons-contrarreloj individual 13 km

Revista Sólo Ciclismo indaga en los recuerdos de Nairo aquellas vivencias que van mucho más allá de los resultados.

Revista Sólo Ciclismo: ¿Qué le significó ganar el Tour de L´Avenir?
Nairo Quintana: Indudablemente este triunfo es muy importante ya que se traduce en progreso, no solamente para mí, sino para mi familia y para algunos deportistas del departamento de Boyacá.

RSC: ¿Usted sabía que lo podía ganar o eran otros los planteamientos del equipo?
NQ: Sí, lo sabía. Estaba muy bien entrenado y además éramos tres los compañeros del equipo quienes lo intentaríamos: Jarlinson Pantano, Darwin Atapuma y yo.

RSC: ¿Cómo fueron las etapas? Cómo las vivió?
NQ: Era una carrera de alta montaña, pero el primer día había una etapa contra reloj y, entre los escaladores, yo fui el mejor, así que ya llevaba alguna ventaja sobre ellos. Posteriormente hubo una etapa que terminaba en alto, en la cual tuve la oportunidad de haber tomado el liderato de la competencia pero infortunadamente tuvimos problemas de tipo logístico, nos quedamos sin agua, nos deshidratamos… y en fin, no pudimos alcanzar nuestros objetivos.

RSC: ¿En qué momento se vincula a Café de Colombia y cuáles fueron las metas trazadas?
NQ: Yo me vinculé desde comienzos de este año (2010) y el objetivo principal siempre fue el Tour de L´Avenir.

RSC: ¿Qué pruebas estaban incluidas previamente?
NQ: Nuestra prueba de fuego sería el Tour de Charentes (Francia) quince días antes de L´Avenir. Era una carrera plana con bastante viento, pero yo iba bien en la general; me sentía físicamente muy bien. En la última etapa, faltando sólo diez kilómetros para el final debí retirarme por problemas de tipo mecánico.

RSC: ¿Hace treinta años se miraba al ciclista colombiano de manera displicente dentro del pelotón europeo. Cómo los trataron en esta ocasión?
NQ: Igual. Las cosas no han cambiado. Esta vez tuvimos problemas con los franceses, los australianos y los estadounidenses durante la carrera, pero no nos dejamos humillar como ellos hubiesen querido. Ellos no querían que nosotros nos ubicáramos bien en el lote, nos frenaban en seco, nos regañaban, nos trataban mal, pero nosotros también les respondíamos. Un día, un francés, tomó la bicicleta de Jarlinson Pantano por el manubrio y lo hizo caer, entonces yo, en represalia, fui tras el ciclista francés y lo mandé a una cuneta. Posteriormente fue él quien me presentó disculpas. En la llegada los técnicos tuvieron que ser mediadores en la situación para que no hubiera más problemas. Con el transcurrir de los días las cosas se fueron calmando, ellos entendieron que definitivamente nosotros éramos los más fuertes y aprendieron a respetarnos.

RSC: ¿Han recibido ustedes algún tipo de asesoría en el aspecto psicológico para poder manejar el stress y los momentos de ansiedad propios en competencias de esta magnitud?
NQ: Sí! En el equipo tenemos una psicóloga que nos ha trabajado mucho ese tema, hemos visto muchas películas para reflexionar y para elevar nuestro auto estima y para no sentirnos inferiores a ellos pues, no solamente vamos de un país pequeño, sino que físicamente también lo somos, y eso nos pone en desventaja ante personas mucho más grandes y, como si  fuera poco, racistas.

RSC: ¿Recibieron clases de francés? Los muchachos del equipo se “defendían” solos con el idioma?
NQ. No, pero a los corredores en competencia algo de inglés de les entiende. Pero más que entender un idioma, se entiende la expresión de un rostro cuando alguien nos habla. Por eso sabíamos muy bien cuándo nos estaban regañando y cuándo nos hablaban en buenos términos.

RSC: ¿Cómo fue la relación interpersonal entre los integrantes del equipo?
NQ: Todos éramos conscientes de que uno u otro podía ganar, y los deseos de triunfo eran evidentes en todos, particularmente en los tres que el equipo daba  con mayor opción. Los integrantes del equipo trabajamos como un relojito y nos entendíamos a la perfección; a veces, incluso, no teníamos necesidad de hablar. Todos sabíamos cuál era nuestra función.

RSC: ¿Cómo se dispuso técnicamente para la última etapa?
NQ: Yo estaba muy optimista para esa etapa; creo que confiaba en un 99% en la posibilidad de triunfo porque la había preparado y porque ese tipo de terrenos me caen como anillo al dedo. Eran trece kilómetros en contra reloj, comenzaba con un leve descenso de un kilómetro entre calles y después eran doce subiendo. Es una cuesta muy parecida a la de El Dovio, en el Valle del Cauca. En algunos sectores monté 39-17, 39-21 y, en algunas partes más suaves, 53-21.

RSC: Cómo estuvo la premiación?
NQ: Fue relativamente buena; no para llenarse de dinero pero sí para hacer algunas cosas. El 90% se le entregó a los ciclistas y un 10% a los auxiliares.

RSC. Aquí en Colombia recibieron promesas de casa, carro y beca; alguien les prometió el cielo y la tierra?
NQ: Sí, hubo muchas promesas; ojalá se cumplan al menos la mitad de ellas.

RSC: ¿Cómo los trató la prensa internacional?
NQ: Bastante bien. Hubo entrevistas tanto para prensa escrita como para la televisión francesa.

RSC: ¿Usted o alguno de sus compañeros ha recibido propuestas por parte de otros equipos?
NQ: Sí, ha habido algunas. Pero realmente el año entrante posiblemente seremos equipo Continental Profesional, existe la ilusión de ir a una Vuelta a España, así que por ahora no veríamos la necesidad de retirarnos del equipo en el que estamos.

RSC: ¿Cree que  el Tour le cambió la vida a sus compañeros?
NQ: Sí, no solamente a mí; a todos! A los demás integrantes del equipo, a los mecánicos, masajistas, etc. El triunfo llegó en el mejor momento. Además nuestra parte económica también mejoró.

RSC: ¿A su corta edad, veinte años, pero con una experiencia de esta magnitud, cuál cree que será su aporte al ciclismo colombiano?
NQ: Bueno, es una promesa del presidente de la República que se construirá el Centro de Alto Rendimiento (Mundial) en la ciudad de Tunja, así que creo que este es un aporte que se le hace al deporte nacional e incluso internacional. Por otra parte, un grupo de ciclistas pre juveniles y juveniles de escasos recursos han pedido mi colaboración para poder asistir a las Vueltas del Porvenir y del Futuro. Para eso, obviamente, varias empresas darán el apoyo necesario.

RSC: ¿Nairo, con su triunfo cambió la jerarquía en la división Sub 23 de Café de Colombia? Pasa usted a encabezar el grupo?
NQ: Creo que sí. La verdad este año siempre estuvimos parejos todos y por esa razón estábamos en igualdad de condiciones para luchar por las carreras.

RSC: ¿Qué recuerdos nos trae de su niñez?
NQ: Bueno, pertenezco a una familia muy humilde, papá, mamá y cinco hermanos (2 mujeres, tres hombres; yo soy el cuarto de mayor a menor). Nací en Cómbita pero terminé mis estudios de bachillerato en Arcabuco, en 2008. Mi mayor patrocinador siempre fue mi padre que fue quien me regaló la primera bicicleta, una de semi carreras con gemelas en la barra, de hierro, con cala pies, nada sofisticada. Con ella hice mis primeras carreras.

RSC: ¿Si tuviera el tiempo necesario para adelantar una carrera académica, cuál elegiría?
NQ: Preferiría una carrera que no fuera tan difícil; creo que el próximo año podré entrar a la Universidad.

RSC: ¿Qué pasó por su mente cuando supo que había ganado el Tour de L´Avenir?
NQ: Es una sensación tan extraña y emocionante que ni siquiera segundos después puede describirse porque ya no es igual. Es un único momento que no tiene comparación con nada.

RSC: ¿Cuál es su nuevo sueño en el ciclismo?
NQ: Estar en la Vuelta a España, ojalá en 2011.

RSC: ¿Un consejo para los muchachos ciclistas?
NQ: Entrenar muchísimo, ser muy disciplinados y saber descansar.



Nairo Quintana

Campeón Crono Sub 23

Campeonatos Nacionales de Ruta, Barranquilla 2009.