****
Usted está en:
Portada Entrevista Vuelta a Colombia en Bicicleta ¡60 años!

       Recomendar a

Vuelta a Colombia en Bicicleta ¡60 años! PDF Imprimir E-mail
Escrito por Hernán Payome Villoria   

Revista Sólo Ciclismo quiso conocer las impresiones de algunos de los más destacados protagonistas, preguntándole a cada uno de ellos cuál consideran el momento que les deparó mayor alegría y cuál les generó un sentimiento de frustración o tristeza, hablando exclusivamente de sus participaciones en La Vuelta a Colombia en Bicicleta.

Para mi fue motivo de mucha felicidad haber ganado la Primera Vuelta a Colombia en bicicleta por cuatro razones: porque yo tuve la idea de llevarla a cabo, porque gané siete etapas, porque le tomé más de veintidós minutos de diferencia al segundo clasificado y porque logré cerrar con broche de oro ganando la última etapa con llegada en Bogotá. Ese día le demostré al mundo que yo no estaba loco: La Vuelta ya era un hecho; se había realizado!

Efraín “El Zipa” Forero



El momento más triste fue en La Vuelta del ´52 porque a pesar de estar mejor preparado que en la primera todo se complicó. Se corría la etapa Bogotá-Honda y me encontraba escapado subiendo al Alto del Trigo; le llevaba al segundo más de dieciséis minutos. Yo estaba acostumbrado a entrenar doscientos cincuenta kilómetros y tenía mucha resistencia, pero en aquella etapa el carro acompañante venía atrás y yo me quedé sin agua. Un aficionado me alcanzó una totuma con líquido, yo pensaba que era agua y bebí sin saber que se trataba de “guarapo”. Desde aquel día me enfermé; sólo pude recuperarme en la cuarta etapa, es decir tres días después. Y cuando creía que todo iba a volver a la normalidad, tuve problemas mecánicos, se me partieron las ruedas, pinché los tubulares y los cambios se dañaron. Posteriormente  bajando del Alto de Minas hacia La Pintada se partió el tenedor de mi bicicleta, tuve muchas heridas y los directivos me obligaron a retirarme de la competencia pese a que yo insistí en que quería continuar. Esa fue mi mayor desilusión deportiva.

Me siento muy contento de que La Vuelta haya cumplido 60 años a pesar de que hubo momentos en que se pensó que iba a desaparecer. Afortunadamente hoy podemos darnos cuenta que existe gente que quiere ayudar al ciclismo y darle ese segundo aire que tanto  necesita. Ojalá volvamos a aquellas épocas en que había afición  y mucha práctica del ciclismo.


Luis Alberto “Lucho” Herrera

Tuve dos momentos de inocultable alegría: cuando gané mi primera Vuelta y cuando gané la última, después de una etapa contra reloj entre Villa de Leyva y Tunja, un día antes del final.

De igual manera puedo hablar que mi momento más triste fue cuando perdí la Vuelta de 1983 en una llegada a Pereira.

La Vuelta a Colombia es la  carrera más dura a nivel nacional por la topografía y el recorrido de las diferentes etapas. Y si ha sido dura para los colombianos, para los europeos ha sido aún más difícil.

Pablo Wilches

Mi mejor momento fue en 1987 cuando le gané a “lucho” Herrera.
No recuerdo haber sentido tristeza en una Vuelta a Colombia. Hubo momentos de mucha dificultad, pero no los puedo catalogar como tristes.


Santiago Botero

No tuve la oportunidad de correr muchas Vueltas a Colombia, pero indiscutiblemente para mí fue muy grato haber ganado la de 2007. Yo venía de correr en Europa y obviamente sabía que no solamente era un anhelo sino una responsabilidad ganar la Vuelta en mi propio país. Eso hace parte de una satisfacción personal y del complemento de un palmarés como deportista. Siempre será motivo de orgullo haber ganado la competencia más dura de América.

El momento más triste lo viví en La Vuelta del año pasado, en la etapa que partió de Guaduas. Yo venía sufriendo las secuelas de una gripe pero además se sumaron otros factores. Me dio mucha tristeza haberme ahogado en la orilla porque realmente sólo me quedaba esa etapa. Había superado La Línea, El Escobero y Minas…sólo me faltaba esa, y me retiré.


Oliverio Rincón

Yo creo que quien gana es quien goza, por eso recuerdo con mayor agrado cuando triunfé en la Vuelta de 1989. Fue doble alegría porque además era el novato de La Vuelta.

Infortunadamente sólo pude correr dos Vueltas a Colombia. Por eso quizás no hubo tiempo de acumular tristezas. Pero sí recuerdo que en la segunda que participé no me sentí muy bien; ya estaba compitiendo en Europa y en ese momento mi condición no era la mejor.


Patrocinio Jiménez

Indudablemente el mejor momento para mí fue 1976 cuando gané La Vuelta. No fui líder, pero gané. Y la gané en la última etapa.

Tristezas no tuve. Al menos no recuerdo haberlas tenido; siempre gocé del sufrimiento.
Como historia y como deporte La Vuelta a Colombia en bicicleta es un evento grandioso. Y la palabra “grandioso” lo dice todo.

Rafael Antonio Niño

En 1970 tuve mi mayor felicidad al ganar en el estadio El Campín mi primera Vuelta a Colombia. Era el día de las madres y poder dedicarle el triunfo a mi mamá (María de Jesús) fue indescriptible.

El momento triste fue en 1979 en una etapa que llegó a Barranquilla. Tuve una caída y todo el mundo se puso en contra mía. Me tenían entre ojos porque les había ganado el Clásico por más de cuatro minutos. Esa fue la llamada emboscada.


Miguel Samacá

Bueno, no sé, yo creo que no hay un único momento de felicidad. Hay muchos. Y casi siempre están ligados a los triunfos. Por eso puedo hablar de los años en que gané: 1972 y 1974.

De igual manera en lo referente a los momentos tristes. El ciclista se acostumbra a convivir con ellos. Hacen parte de su oficio, de su profesión. Hay que aprender a superarlos para poder seguir adelante.

La Vuelta y el ciclismo en general siempre me han parecido lo máximo! Por eso siempre anhelé ganar esta competencia. Es algo ligado a mí antes, durante y después de hacer parte de la competencia.


Cristóbal Pérez

Fui muy feliz en La Vuelta del ´82 cuando le gané a Fabio (Parra) y a “pinocho” Corredor (Israel). Fue un año maravilloso para mi.

Los momentos tristes los asocio con las caídas, las pérdidas de tiempo. Y en esas circunstancias los momentos difíciles  son muchos.

Siempre he considerado que La Vuelta es el deporte más representativo de nuestro país, razón por la cual opino que los directivos, la Federación y los empresarios deberían apoyarlo mucho más.

Roberto “Pajarito” Buitrago

Obviamente para mí, la mayor alegría fue haberle ganado a “Cochise” por ocho segundos La Vuelta del ´62. Fue una carrera muy emocionante, particularmente la última etapa que se disputó entre Dorada y Bogotá. Fueron doscientos kilómetros en los que sólo se pensaba quién iba a ganar, si “Cochise”  o yo.

La meta estaba ubicada en El Campín….el estadio lleno, a reventar. Martín me descontó dos segunditos, pero le gané por ocho. Aún hoy, es emocionante recordarlo.

Mi momento difícil, triste, fue en una etapa que llegaba a Riosucio pasando por La Pintada. Sufrí un desmayo. Nunca se supo la causa. Por esa razón, como no pude terminar la etapa, las directivas decidieron eliminarme de la competencia, pero la afición de Bogotá y Cundinamarca protestó, manifestando que si me excluían de la carrera  no dejarían llegar La Vuelta a Bogotá. Así que me dejaron participar….y llegué. No hace mucho, pero llegué! (sonríe).

Las Vueltas a Colombia como espectáculo deportivo fueron muy buenas hasta la década de los ochentas, porque se contaba con el apoyo de más de cuatro cadenas radiales; hoy ya no existe eso, entonces la gente no sabe la magnitud de La Vuelta a Colombia, quiénes pasaron, cuáles son los favoritos, quién va de líder, etc.

Álvaro Pachón

Mi mayor felicidad fue la llegada al Campín en La Vuelta de 1971, en la que me coroné Campeón. Fue muy emocionante recibir la aclamación de todos los aficionados en el estadio.

Momentos tristes hubo varios: cuando perdí La Vuelta del ´74. También cuando me retiré en La Vuelta del ´81 en  Barbosa (Santander). Fue la última Vuelta en la que competí. Esa Vuelta salió de Cúcuta. Un mes  antes había sufrido fractura de clavícula, pero existía un compromiso de correr y así lo hice. Quizás no fue la mejor decisión ya que no tenía la preparación adecuada.

La Vuelta es el mayor evento deportivo del país. La gente está pendiente de lo que sucede en carretera saliendo a ver pasar los ciclistas o escuchando las informaciones de los medios de comunicación. Es bueno reconocer que La Vuelta tuvo una época gris porque los eventos internacionales la opacaron, pero es muy grato saber que está volviendo a los lugares de honor.

José Chepe” Castelblanco

Mis años maravillosos fueron 1997 y 98 cuando puede dar mi máximo rendimiento y así poder ganar.

Tuve un momento de mucha desilusión cuando me quitaron la que pudo haber sido mi quinta Vuelta, por un control médico muy discutido. En esa oportunidad el triunfo le correspondió a Libardo (Niño).

Pablo Hernández

Tuve momentos muy felices en el ciclismo, particularmente en las Vueltas a Colombia. Es inolvidable lo que viví en 1969 cuando me coroné como Campeón. También recuerdo con mucha alegría cuando gané dos etapas.

El momento triste fue en 1965 en una etapa bajando a Armenia en la cual pinché, no conté con la colaboración de mis compañeros y perdí allí toda opción de ganar La Vuelta.

La Vuelta está en un proceso de recuperación y los aficionados así lo están entendiendo. Esperemos que vuelva a ser aquel espectáculo de multitudes que todos recordamos con mucha alegría, aunque con algo de nostalgia.

Fabio Enrique Parra

El triunfo que obtuve en 1981 fue muy importante para mí, quizás el que más alegría me generó, hablando específicamente de Vueltas a Colombia. En aquel momento yo era un muchacho muy joven, estaba iniciando mi carrera deportiva, lo cual hace que todo haya sido muy significativo.

Pero así como hubo momentos muy felices también hubo algunos que no fueron los mejores. Recuerdo  un ascenso al páramo de Letras en el cual tuve dos caídas. Bueno, debo aclarar que aunque la etapa era subiendo, había algunos sectores de ligero descenso que fue justamente en los que caí. Esa etapa accidentada y un estado de forma que no era el mejor, hicieron que mi ilusión también cayera al piso. No fue mi mejor actuación, infortunadamente.